El uso de las redes sociales cambia radicalmente y tiene uno de sus máximos reflejos en nuestras salidas de ocio. Así, se ha pasado de mandar una foto o contar una historia después de una experiencia a narrarlo en tiempo real, con unas implicaciones que van mucho más allá de presumir de lo que estás haciendo.