El 50,7 % de los usuarios de tecnología no utiliza medidas que protejan su intimidad, por lo que se expone a peligros como el robo de fotos o vídeos personales y otros datos de gran valor como son las contraseñas de redes sociales o bancos.