Corporativo

Los corazones del futuro en riesgo

_
22 Mar 2016
2 Minutos de lectura
  • En el Día Mundial del Corazón, la medicina avanza de la mano de la tecnología, gracias a los llamados “wearables de la salud”.
  • Sin embargo S2Grupo alerta que el e-health tiene sus riesgos. Es el caso de los marcapasos digitales, fácilmente “hackeables” por ciberdelincuentes.
  • La CIA aconsejó al vicepresidente de George Bush, Dick Cheney, desconectar su marcapasos de la WIFI por seguridad.

  Madrid, 28 de septiembre, 2015. - La medicina y la tecnología avanzan juntas buscando nuevas formas de mejorar la calidad de vida de los pacientes. Es el caso de los marcapasos digitales. Una realidad que ya implantan más de 10 hospitales españoles que cuentan con esta nueva tecnología para determinadas patologías cardiacas. Los expertos aseguran que los marcapasos sin cables proporcionan ventajas significativas frente a los convencionales. Por un lado, reducen el riesgo de infección que producen los cables y por otro se evita la rotura o desgastes de los mismos, lo que conllevaría una nueva intervención. Sin embargo frente a las ventajas existen también riesgos, sobre todo cuando se trata de la seguridad y protección de esta “vital” tecnología. S2 GRUPO, empresa española experta en ciberseguridad y prevención de ciberataques,  nos alerta que nos estamos olvidando de los peligros que conllevan las nuevas tecnologías en cuanto a intrusiones de terceros. Realidad que supera a la ficción La ficción ha relatado situaciones en las que un marcapasos es hackeado para inutilizarlo. Sin ir más lejos, la serie televisiva Homeland relata como atentan contra el vicepresidente hackeando el control remoto de su marcapasos. ¿Ficción o realidad? Antonio Villalón, Director de Seguridad de S2 GRUPO, asegura que “los marcapasos sin cables son susceptibles de ser atacados como cualquier otro dispositivo inalámbrico”. Este hecho está más cerca de la realidad de lo que muchos creen. Sin ir más lejos, la CIA aconsejó al exvicepresidente Dick Cheney, mano derecha de George W. Bush, que deshabilitara la conexión WiFi de su marcapasos para evitar posibles accesos indeseados, como acceder a los datos personales de un marcapasos o incluso a algunas de las funciones del control remoto. Unos años más tarde, el hacker Barnaby Jack, especializado en poner a prueba ingenios tecnológicos, logró acceder al control remoto del marcapasos pudiendo detenerlo a voluntad, convirtiendo a estos “pacientes” en verdaderas armas de ciberterrorismo. Protección de la cibersalud pública En este sentido, S2 GRUPO advierte de la importancia de vigilar y garantizar la seguridad en cualquier dispositivo de tipo clínico cuya tecnología sea vulnerable a ciberataques. “Los avances tecnológicos son fundamentales para el bienestar se la población sin embargo la seguridad tiene que estar garantizada y ser una prioridad a la hora de diseñar e implementar cualquier dispositivo” afirma Villalón. “Si la evolución de las tecnologías y sus aplicaciones sigue creciendo al ritmo actual, será fundamental comenzar a tratar la colaboración público-privada en materia de salud y ciberseguridad, ya que es muy probable que en poco tiempo la ciberseguridad adquiera una posición crítica en la salud” añade. Sin ninguna duda el futuro de la salud pasa por su digitalización y conectividad y no puede concebirse sin la necesaria protección y seguridad. Es por tanto necesario trabajar en una regulación que asiente las bases de una adecuada protección en esta materia. Hagámoslo por los corazones futuros. Más información: prensa@s2grupo.es

541 visitas