Corporativo

Niños conectados. Alertas y consejos para un uso seguro de internet

_
22 Mar 2016
2 Minutos de lectura
  • El 49% de los menores que poseen un smartphone no han cumplido aún los 12 años.
  • Aunque muchos padres reconocen “saber” lo que sus hijos hacen en internet, se debaten entre la ética y lo legal.
  • La educación de padres e hijos es seguridad digital es la clave para evitar problemas como el ciberbullying o el grooming.

Madrid, XX de enero, 2016. La conectividad de los menores españoles es un hecho. Teléfonos inteligentes, tablets, portátiles forman parte del ocio de miles de niños de menos de 16 años, de hecho, según un estudio de 2014 realizado por Bq, el 72% de los niños en España dispone de algún dispositivo electrónico y  el 50% tienen un smartphone sin ni siquiera haber cumplido 12 años. Acceder a tan temprana edad a la red de redes, supone una gran responsabilidad que muchas veces no puede asumir un menor. Ciberacoso o ciberbullying, grooming, sexting, robos de datos o fotografías, robo de identidad, dependencia… Son sólo algunos de los problemas a los que fácilmente puede enfrentarse un niño. Por eso, desde S2 Grupo, expertos en ciberseguridad, recomendamos cuatro puntos para que padres e hijos se eduquen en seguridad digital. Padres, entre la ética y lo legal. El 87% de los padres españoles dicen revisar periódicamente los contenidos de sus hijos, según este estudio de 2014. Sin embargo, muchos padres nos preguntan a través del blog de concienciación digital de S2 Grupo, Hijos Digitales, si es está bien controlar lo que su hijo hace en sus redes sociales, chats móviles o internet. Un terreno fanganoso en el que ley española ha puesto límites, ya que señala claramente que la responsabilidad civil de un delito cometido por un menor recae sobre sus padres o tutores. Más allá de ésta decisión paternal, existen diferentes medidas que nos ayudan a prevenir y proteger a un menor en internet.

  • Los padres deben aprender a utilizar la tecnología que usa sus hijos, si no lo hacen corren el riesgo de perder la autoridad ante ellos. Además conocer el entorno nos ayudará por ejemplo a saber configurar correctamente la privacidad de las cuentas en las redes sociales o entender mejor al menor en los problemas a los que se enfrenta.
  • Educación. Uno de los problemas más habituales del menor es que no es consciente del riesgo de sus comportamientos. Saber qué acciones constituyen delitos digitales (como por ejemplo, robar wi-fis o subir fotografías de otros sin su consentimiento), los peligros a los que se pueden enfrentar y cómo evitarlos son fundamentales. Pautas como no aceptar a extraños en las redes sociales, no enviar fotos íntimas, no compartir datos privados de forma pública, o recurrir a un adulto cuando no se sabe o se tiene un problema son claves.
  • Conexión segura. Pocas familias son conscientes de los riesgos asociados a las webcams o el uso de redes wi-fis públicas. Muchos hackers utilizan como “cebo” estas redes abiertas para hacerse con el control del smartphone y acceder a toda nuestra información, incluidas fotografías, perfiles sociales y por supuesto la webcam. En un dispositivo hackeado la cámara puede ser activada por control remoto aunque parezca que está apagado. Problema que aumenta cuando el dispositivo está en la habitación del menor.
  • Herramientas de control parental. Estas herramientas nos permiten supervisar la actividad que los niños llevan a cabo en distintos dispositivos asi como limitar algunas acciones o contenidos. Existen herramientas y aplicaciones de pago pero tanto sistemas operativos como Windows y Mac, como determinados proveedores de internet cuentan ya con controles parentales incorporados.

Velar por la seguridad de la navegación en la red es una tarea que no se puede abordar en solitario. Las administraciones públicas, las empresas privadas y el entorno familiar deben trabajar juntos en una correcta educación digital del menor, sólo así podremos salvaguardar la seguridad de los más pequeños. Más información: prensa@s2grupo.es

281 visitas